IoT

05/01/2022

Internet of things, IoT

Vamos a presentar durante varias entradas de este blog los aspectos más importantes sobre IoT, una de las tecnologías habilitadoras de la llamada “4ª Revolución Industrial”. En esta primera entrada hablaremos a nivel pelicular sobre IoT, Internet of Things, con el objetivo de aportar algo de luz sobre el tema, para poco a poco ir presentándolo a nivel nuclear.

El concepto de IoT, el cual fue propuesto por primera vez en 1970, puede ser descrito como una agrupación masiva de dispositivos que recopilan, intercambian datos y ejecutan acciones de forma autónoma mediante una infraestructura de comunicaciones capaz de interactuar de forma colaborativa con una capa de sensórica y electrónica junto con otra de software de análisis. Debido a que en la mayoría de los casos de uso se emplea Internet para llevar a cabo la interconexión de los dispositivos, se puede intuir de dónde viene la denominación de Internet of Things: Dispositivos (o cosas) e Internet.

Además, a la capacidad intrínseca de control autónomo libre de la acción humana se han ido añadiendo otras tecnologías de tipo disruptivo, como por ejemplo, inteligencia artificial, Cloud Computing, Big Data, Machine Learning, etc., aportando cada vez un mayor valor a IoT de cara a ser palanca de cambio en la denominada Industria 4.0. Por ello, se podría decir que no existe una tecnología única que defina IoT, sino que podemos hablar de una serie de soluciones propuestas por diferentes fabricantes las cuales están en continua evolución, variando de un ecosistema o arquitectura a otro.

 

Fig.1: Capas de la arquitectura IoT.

A grandes rasgos, el principio de funcionamiento de IoT se basa en las siguientes capas:

  • Sensórica: Congrega a los dispositivos con capacidad para realizar medidas de determinados magnitudes físicas o parámetros (temperatura, humedad, etc.). Su consumo energético debe de ser muy reducido, ya que su alimentación dependerá de una batería. Además, alguno de ellos puede presentar capacidades para realizar acciones e interacción.
  • Conectividad: Establece un canal de comunicación entre los sensores o dispositivos y una plataforma o gateway, la cual puede estar implementada en una máquina concentrada o bajo una arquitectura cloud, mediante un gran abanico de tecnologías inalámbricas (Wi-Fi, NB-IoT, Zigbee, Bluetooth, LPWAN, etc.).
  • Análisis y procesado: Permite la recopilación de los datos provenientes de los sensores, para que éstos puedan ser analizados y procesados en tiempo real (o casi real) con el objetivo de utilizarlos para crear inteligencia empresarial eficiente.
  • Aplicación o Interfaz de usuario: Habilita la administración de los dispositivos, ayudando a las compañías a integrar, organizar, monitorear y gestionar de forma remota los dispositivos, a la vez que ofrece características críticas para mantener el estado, la conectividad y la seguridad del sistema a lo largo de todos sus ciclos de vida.

Por ultimo, comentar que existen una serie de desafíos que pueden dificultar la implementación exitosa de una solución basada en IoT, los cuales incluyen temas relacionados con la seguridad, interoperabilidad, capacidades de procesado, alimentación, escalabilidad y disponibilidad.

En próximas entradas de este blog expondremos en profundidad cada uno de los temas aquí introducidos, así como presentaremos posibles casos de uso basados en ecosistemas IoT.

Dejar un comentario

Tu email no será publicado

es